Cuando lo único que tienes es la posibilidad de comenzar de nuevo

imageback.com_2b8fc60503CMEUXKF3ca73f5e22eCuando lo único que tienes es la posibilidad de comenzar de nuevo

Son muchos los desafíos que vivimos a diario, y cada vez más duras las pruebas a medida que vamos creciendo y sumándole días a nuestra experiencia.

En ese proceso hay algo que nos afecta profundamente, nos reta cada vez que toca a nuestra puerta, y es la obligación de comenzar de nuevo.

Nos puede pasar en varias áreas de nuestra existencia, puede ser en el amor, en el trabajo, en los negocios, e incluso en situaciones que se salen de cualquier pronostico. Pasa cuando nos vemos obligados a dejar nuestra casa, nuestra ciudad, tal vez nuestra escuela, y hasta el barrio en el que crecimos, pero también sucede cuando debemos abandonar los brazos en los que nos sentimos seguros algún día, los amigos que rodearon nuestras sonrisas, aquellos escenarios en los que sin temor sentíamos estar en el lugar correcto y con las personas correctas.

Puede ser que usted haya experimentado tanto nivel de felicidad, se haya sentido tan a gusto, que nada de lo que intente hacer después, puede devolverle la sensación de plenitud en la que algún día vivió.

Es ahí cuando debemos reflexionar sobre tres aspectos muy importantes, los que sin duda le ayudarán a seguir caminando con entusiasmo y fe, hacía donde Dios quiere llevarle.

1. Todo nos ayuda a bien: No importa lo raro que parezca, lo difícil de entender que sea, Dios siempre nos va a llevar hacía donde su perfecta voluntad lo necesite.

2. No necesitamos entender todo: A veces queremos tener la mente de Dios, saber todas las cosas, tener las respuestas para todos los por qué. Pero las cosas no son de esa manera, y nuestros caminos jamás serán los mismo caminos de Dios, pero cuando sólo obedecemos y esperamos en Él, llegamos a la meta y cumplimos con el propósito para el cual nos preparó.

3. El pasado nunca será mejor: Cuando vivimos pensando en ayer, nos negamos a nosotros mismos el privilegio de vivir un regalo eterno llamado presente. Cada mañana es un inmerecido milagro que Dios ha puesto en nuestras manos, el gozo, la paz y todo lo que ayer hubiera llenado tu vida, no se compara con la alegría de tener un día más y una nueva oportunidad.

Nadie nos dijo que sería fácil, nadie nos aseguró que la vida era un juego fácil de jugar, pero lo que si nos aseguró nuestro Padre Celestial es que no estaríamos solos para intentarlo, que nuevas fuerzas nos daría, que mientras confiáramos en Él, siempre sus misericordias llegarían con la luz de cada amanecer.

No puedes rendirte mientras estés vivo, por más dolor, por más vacío, por más incertidumbre, siempre Dios llega a tiempo, Él nunca se retrasa. Sí tienes que comenzar de nuevo, es porque algo más grandioso y sobrenatural está por suceder en tu vida. Emprende este nuevo viaje con fe, con la certeza de caminar de la mano de Dios, con la seguridad que algo maravilloso está por sorprenderte.

Isaías 41:10,13 No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close