Caminando la vida, sin correrle a los días

inspiringwallpapers.net-mood-girl-walking-alone

Caminando la vida, sin correrle a los días

¿Son los días más cortos, o sólo somos nosotros más ansiosos y desesperados?¿Estamos cambiando cada vez más, la calidad de nuestros momentos vividos, por la cantidad de ellos, aunque ni siquiera recordemos el sonido de una voz, el color de una montaña, o la sonrisa de un amigo?

El afán diario no es una condición existente en la vida de algunas personas, sino de su mayoría.  Vivimos en medio de un sistema en el que cada mañana la humanidad se prende como el motor de un ferrocarril. Millones de seres humanos, con solo salir el sol, disponen su mente y su cuerpo a la rutina de la cotidianidad, a la carrera imperiosa por hacer cada día más cosas, y sobrevivir al constante acoso del tiempo.

La vida nos hace correr, nos presiona, nos ha vuelto ciegos, sordos, mudos, y aveces insensibles. Estamos dejando de estar viviendo nuestros días, por estarlos corriendo.

Dios ha sido inmensamente bueno en mi vida, y me ha permitido vivir, sentir, tener y disfrutar demasiadas cosas. Sin embargo he aprendido que muchas de ellas han pasado como “Bendiciones Invisibles”, porque en medio de mi carrera personal contra el tiempo, no me tomé un minuto para reconocer su grandeza, y simplemente pasaron.

Cada mañana, cada vez que puedo abrir mis ojos, pronunciar palabras, mover mi cuerpo, tomar un café, sentir la brisa, abrazar a mi esposo, llamar a mi familia, cada vez que un milagro de estos ocurre, debería dejar de correr, y empezar a caminar.

Siempre pensamos que lo que tenemos estará ahí cuando regresemos, que ese abrazo que queremos dar, también se puede dar mañana. Estamos convencidos de que ese momento de parar todo y tan solo respirar, puede esperar.

El camino hacia el éxito y el reconocimiento, muchas veces no nos lleva a la felicidad. Nada vale y perdura como la capacidad de disfrutar las pequeñas cosas. Nuestra lista de “Bendiciones Invisibles” debe acortarse a la medida que disfrutamos estar vivos. No podemos seguir corriendo y dando por seguras todas las cosas, las oportunidades y lo más triste, las personas.

Se ha puesto a pensar ¿Cuántos abrazos se quedaron entre sus brazos, cuántos “lo siento” aún pesan como piedra en su corazón, cuántas bocanadas de aire que no guardó, aún le faltan a sus pulmones de ese lugar donde alguna vez llegó a sentirse infinitamente libre?

Si está leyendo esto, es porque aún no es tarde para usted. Si leyendo esto pensó en alguien a quien tiene olvidado, créame que puede ser su oportunidad.

Estoy haciendo un ejercicio personal y estoy segura que también puede cambiar sus días. Intente caminar aunque sea un par de minutos. Camine despacio a cualquier hora, en silencio, respire, mire a su alrededor, intente recordar el olor de ese lugar, el color del cielo, su sensación en la piel cuando el sol o el frío lo toca. Disfrute estar vivo y dé gracias a Dios por eso. La gratitud es un don de sabios.

Vivamos realmente, no sólo subsistamos. Quitemos al afán de nuestra agenda, y comencemos a ver al tiempo como un aliado. Cada minuto cuenta. Las bendiciones no pueden seguir siendo invisibles, tenemos que lograr asimilarlas y entenderlas como un regalo valioso, como la muestra del amor incondicional e infinito que nuestro Padre Celestial siente hacia nosotros.

Caminemos por la vida, dejemos de correr solamente.

“Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones” Mateo 6:25-34 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close