El momento perfecto y el lugar indicado

123

El momento perfecto y el lugar indicado

¿Por qué estoy pasando por esto ahora y no “cuando era más joven”, “tenía más fuerzas”, “estaba soltero”, “no estaba solo”, o “no tenía hijos”?

¿Por qué ahora estoy en este lugar y no dónde “quiero”, “merezco”, “sueño”, “deseo”, o debo” estar?

Les confieso, no pasa un día en el que mi mente no me sorprenda insistiendo en la misma pregunta, repitiendo como un disco rayado la misma historia, intentando hacer ver mi “ahora” como un infinito e inexplicable “por qué”.

No es un asunto de estar bien, o estar mal, no es tampoco un tema de ser o no ser agradecidos, es simplemente nuestra angustiosa capacidad de caer en el circulo de la insatisfacción.

No obstante lo anterior y pese a nuestra naturaleza inconforme, debemos estar totalmente seguros de que nada, absolutamente nada de lo que nos sucede, es al azar, ninguno de nuestros pasos es el producto de la suerte, todo lo que somos, hacemos, creemos y vivimos, hace parte de un plan perfecto que Dios ha diseñado para nosotros.

Cada cosa vivida ha marcado en nosotros el carácter, cada lágrima que hemos llorado nos ha hecho conocer el poder de la sonrisa, cada momento de dolor nos ha enseñado cuán fuertes podemos llegar a ser, cada enfermedad padecida nos ha mostrado el valor de la salud. Nada ha sido en vano, Dios no deja historias inconclusas, ni piezas sobrantes, ni finales en puntos suspensivos, Él tiene todo bajo control.

Sabes, Dios está escribiendo una historia única contigo, una gran historia en la que tu eres el protagonista. ¿Por qué entonces querrías que tu historia fuera como la de alguien más? ¿por qué si nuestro Padre Celestial diseñó para ti un plan, este tiene que parecerse al de otra persona? Eres un diseño original del Creador, cada capitulo de tu existencia lleva la firma indeleble de quien hizo los cielos y la tierra. Y aún así, ¿crees que Dios cometería un descuido contigo?, estoy convencida que no.

Sin duda lo que somos hoy no es el resultado de nuestros muchos errores, sino de nuestros grandes aciertos. Es posible que en medio de nuestra humanidad llena de inseguridades, recordemos más a menudo nuestras fallas, desatinos y equivocaciones. Pero quiero recordarte hoy que también has luchado hasta el cansancio por cumplir tus sueños, has desafiado tus limitaciones para llegar hasta donde estás, te han abandonado, te han herido, te han calumniado y hasta te han condenado, pero aún así has seguido corriendo tu carrera, no te has cansado y aún conservas tu fe como tu mayor tesoro. Eres valioso, valiente, importante, único, y lo más importante, Dios sigue confiando en ti.

No se te olvide que la vida es una carrera diaria. Cada día estamos en constante cambio, no importa la edad seguimos creciendo, a pesar de las pruebas superadas, continuamos siendo probados. Por eso a pesar de nuestros tantos “por qué”, Dios quiere recordarnos que nuestro hoy es el momento perfecto, y nuestro ahora es el lugar indicado. 

“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.“: Romanos 12, 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close