Más nuevos buenos días

gods-sunrise

Más nuevos buenos días

Cada día es una nueva carrera, una batalla contra el tiempo, los afanes, los miedos, y los problemas. Cada mañana nuestra lucha contra el cansancio se libra con el cuerpo y con la mente. Aveces el desaliento se enseñorea entre nuestras cobijas y se posa como un rey en nuestra mesa de noche.

Cada persona al interior de su corazón y de sus pensamientos pelea a diario la buena batalla de la fe, cada amanecer es un nuevo capitulo para una contienda idílica entre nuestros sueños, metas y proyectos, y nuestra debilidad. Vamos acumulando muchas cosas repetidamente, nos vamos llenando de decepciones, desconfianza y temores, sin percatarnos que todo esto nos hace muy pesados, tanto que es difícil levantar nuestra cabeza cada mañana.

Al mismo tiempo que todo eso y en el mismo escenario, cada amanecer se consuma en nosotros el más grande milagro existente. Cada vez que abrimos los ojos al terminar la noche y descubrimos que estamos vivos, ya hemos alcanzado una inmensa victoria. LA VIDA ES NUESTRA MAYOR OPORTUNIDAD, ES AHÍ DONDE TODO EMPIEZA Y DONDE NUESTRO PROPÓSITO SE COMIENZA A CUMPLIR.

Somos afortunados en poder librar cada día nuestra propia batalla. Cansancio, tristeza, desgano, o cómo se llame su pequeño enemigo mental, está más que derrotado porque usted está vivo y su corazón aún palpita.

Dios nos explica en la biblia cómo debemos encarar nuestras batallas diarias. Nos habla de ponernos su armadura, el cinturón de la verdad, la coraza de la justicia, el escudo de la fe y la espada del espíritu. Él sabe que debemos ser guerreros cada día, soldados listos a enfrentar las pruebas y salir vencedores.

La disciplina debe tornarse entonces en nuestra mejor aliada, debemos entrenarnos con pequeñas rutinas de fe a diario, para vigorizar nuestro espíritu y ser más fuertes que todo aquello que nos ataca cada mañana. Dios me ha mostrado un par de iniciativas que sin duda pueden ayudarnos y llevarnos hacía una existencia llena de paz, gozo y esperanza.

  • Agarre fuerte los sueños, hágalos reales cada mañana en su mente, anótelos en sus libros, póngalos en su celular, hable de ellos, crea en ellos. Dios no nos dio la capacidad de soñar para dejarnos en ridículo, sino para manifestar a través de ellos su amor hacia nosotros.
  • No estamos solos, aunque no veamos a nadie alrededor, Dios siempre está ahí, SIEMPRE.
  • Usted no es los bienes materiales que posee, usted no es el cargo que tiene, todo eso es pasajero, y usted es más que todo eso. Convénzase de lo valioso que es para las personas que lo rodean, métase en la cabeza que usted puede perder todo lo material que tiene, y seguirá siendo valioso, importante y maravilloso.
  • Organice su vida y su mente. El desorden nos lleva a equivocarnos más, mientras que una mente ordenada siempre tiene cerca una respuesta, una idea, una alternativa. Comience por comprar una agenda, un cuaderno, o simplemente haga una lista de cosas por hacer en su teléfono. Levantarse sabiendo qué se va a hacer durante la jornada, maximiza nuestra oportunidad de alcanzar un día exitoso.
  • Cuando se caiga, levántese rápido. Todos nos equivocamos, nos tropezamos, erramos en decisiones, eso no nos hace perdedores, ni fracasados. Al contrario, cada caída superada se convierte en una gran oportunidad, y nos enseña más de nosotros mismos, que muchos de nuestros éxitos.
  • No deje que la vida solamente pase, no deje que sus días solo se gasten, sí siente que la rutina se lo está devorando, póngale pausa a todo. Tómese un momento para respirar, aclare sus pensamientos, respire. La vida es como una gran autopista. La velocidad y la dirección en la que usted quiera ir, es su decisión, y de ella depende a dónde y cómo quiere llegar.

Vivir no es solo respirar, levantarse no es solo poner los pies en la tierra. Cada día que Dios nos regala debe ser una oportunidad para ser felices, para construir vínculos eternos, para dejar legados no solo en el banco, sino en el corazón de los que amamos. No dejemos que la vida se vaya tan rápido, llenemos nuestros minutos de recuerdos. ¡Vamos a pelear la buena batalla, vamos a comenzar cada día del resto de nuestros días como si fuera el último!

“Cobren ánimo y ármense de valor, todos los que en el Señor esperan” (Salmo 31, 24) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close