La revolución de las pequeñas cosas

POOR RICHY http://imageback.com/sunshine

La revolución de las pequeñas cosas

¿Fuimos felices durante el año que terminó o solo sobrevivimos 365 días más? ¿Nos dejó el 2016 muchos recuerdos inolvidables y felices, o fueron únicamente días y noches sin sentido, sin propósito, rutinarios? Importante tomarnos un momento y pensar en cómo estamos viviendo este regalo de Dios llamado vida, y cómo queremos seguirlo disfrutando.

¿Será que tenemos algunos minutos para sentarnos en silencio y terminar de leer esto?, pero aún más importante, será que el tornado en el que se han convertido nuestros días, periodos de horas llenos de adrenalina, agendas, Facebook, citas, tareas, Facebook, pagos, tráfico, Facebook … puede reacomodarse y darle lugar a las sonrisas, las mariposas en el estómago, los abrazos de cuatro patas al llegar a casa, los besos robados, las visitas sorpresa, los paisajes, los suspiros, las recetas con chocolate, los amigos que viven en los libros de la mesita de noche, y cada una de esas cosas que se han quedado rezagadas en alguna esquina de la vida, y las cuales necesitamos volver a sentir cerca, abrigándonos, inspirándonos, consolándonos.

Creo fielmente en que deberíamos ser felices todos los días de nuestra vida,  el estar vivos debería ser igual a estar felices, inmensamente felices. Esta condición debería estar inmersa en nuestra humanidad, no solo en ocasiones, no solo por fechas, no solo inspirados por lugares, o por personas, sino siempre. Nacimos con un propósito, somos protagonistas en los planes de Dios, con esto ya tenemos una razón eterna para estar contentos, satisfechos, y muy felices.

Es por ello que recibir como regalo del Todopoderoso un nuevo año, una nueva oportunidad, un nuevo ciclo de retos, promesas y metas, debe ser la mejor excusa para iniciar al interior de cada uno, una verdadera revolución de las pequeñas cosas. Tenemos trescientos sesenta y cinco nuevas razones para ser felices, y debemos aprovecharlas al máximo. Necesitamos sacar el estratega que llevamos dentro, tenemos que hacer que cada día valga la pena, llenarlo de cosas buenas, de pensamientos constructivos, de acciones solidarias, de palabras de aliento, de abrazos incondicionales, de reconocimientos sinceros, de almuerzos compartidos, de regalos hechos a mano, de música, de danza, de poesía, de atardeceres, de partidos amistosos, de clubes de lectura, de caminatas al aire libre, de paseo con los peludos.

El primer invitado a disfrutar de todo lo que quieres hacer este año, eres tú mismo. Nos hemos convertido en esclavos de la aceptación social,  en ocupados anfitriones que preparan la mejor mesa para nunca sentarse a comer, en seres populares que solo sonríen en publico porque en privado son sombras, en amigos solo de redes sociales porque tienen prohibido arriesgarse a abrazar. En este nuevo año estás autorizado para ser feliz, estás cordialmente invitado a celebrar tu vida y la libertad de amarla intensamente. Anímate, tienes trescientos sesenta y cinco momentos inolvidables que grabar en tu mente y en tu corazón, trescientos sesenta y cinco nuevos recuerdos para sonreír antes de dormir, trescientos sesenta y cinco posibilidades para equivocarse antes de lograrlo, trescientos sesenta y cinco ocasiones para comer saludable,  trescientos sesenta y cinco páginas para escribir nuevas historias, trescientos sesenta y cinco excusas para pedir perdón, orar, creer, y ser agradecido con Dios.

Traer estas pequeñas cosas de vuelta a casa y tomar el camino de la felicidad, es una decisión personal, inaplazable y necesaria. Yo ya la tomé y por eso estoy escribiendo estas letras, porque sé que hoy muchos necesitamos ser como niños y volver a disfrutar de las pequeñas cosas, reírse sin pena, estar satisfechos con lo sencillo, valorar las cosas que son gratis, y dar gracias por aquellas bendiciones que en medio de nuestros afanes se vuelven invisibles. “Esperánzate”, el presente comienza hoy.

Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.» Mateo 19:14

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close