Oro, incienso y mirra: oportunidades, ideas y metas

Cambian los tiempos, cambian las maneras, las tradiciones, las costumbres. Pero prevalece lo que es profundo, nuestros valores y nuestra fe. Tal vez no podamos, como los tres reyes magos, ofrecerle a Jesús nuestros cofres y alforjas llenas de oro, incienso y mirra, pero sin duda, podemos presentarle nuestros valiosos 365 días llenos de oportunidades, ideas y metas.

En lo intangible se mueve nuestra esperanza, es con aquello que no vemos con lo que más ejercitamos nuestra fe. Hoy, iniciando un 2021 lleno de retos, los invito a pensar en lo por venir, en la riqueza que significa estar vivos y en lo maravilloso que es llenar nuestros sueños de acciones.

Oportunidades:

Oportunidad viene del latín “op”, antes, y “portus”, puerto: delante del puerto. En la antigüedad, cuando un barco llegaba a su destino debía esperar la marea correcta para acercarse al puerto. En otras palabras, cuando llevaban tiempo navegando, en el puerto estaba la oportunidad.

Ahora, mientras lees este mensaje, estás como el barco frente al puerto esperando para llegar seguro a tu destino. Estás esperando esa oportunidad laboral, esa beca, ese negocio, ese contrato, ese algo que te permita alcanzar un futuro diseñable. Sin embargo, como con el barco, avanzar hacia la oportunidad es resultado de una decisión. Nadie es responsable de tus decisiones y obviamente, tampoco nadie es responsable porque no las tomes. La oportunidad está ahí, pero depende únicamente de ti, tener la fuerza, la valentía y la claridad para moverte hacia un mejor mañana.

Despréndete de juicios negativos que te limitan, te condicionan, te entristecen. Recuerda, los juicios nacen en el pasado, se lanzan en el presente y abren o cierran oportunidades para el futuro. Contrario a eso, llénate de declaraciones poderosas que te muevan, te acerquen a lo posible, activen tu imaginación, abran tu mente y te lleven a la acción.

Una vez en la ruta de la confianza, la determinación y la seguridad, no hay mareas del pasado que te impidan llegar a tu oportunidad de manera segura y sostenible.

Ideas:

Las ideas son regalos del cielo. Llegan como la lluvia, a su tiempo. No se tardan, siempre son puntuales. Las hay grandes, pequeñas, humildes, gigantes, cotidianas, o estelares. Tenemos millones cerca, pero solo vemos a muy pocas.

Cuando hablamos de ideas, pensamos en ellas con voz, con personalidad, con nombre y hasta con edad, si, con edad, porque llevan siglos persiguiéndonos. Son tercas, obstinadas, buscan nuestra atención cueste lo que cueste, sin embargo, muchas se van, no regresan, o en el peor de los casos, encuentran nuevos dueños.

Una idea puede cambiar nuestra vida. En otras palabras, una idea es la materia prima de nuestra empresa; es el primer ladrillo de nuestra casa; es la primera letra de nuestro libro; es la causa de nuestra organización; es el destino de nuestro viaje; es nuestro aporte a la humanidad.

Somos culpables de subestimar a las ideas. Sin darnos cuenta, hablamos de ellas sin cuidado alguno, sin precaución, sin estima, sin respeto. Las compartimos sin sabiduría, y luego nos sentimos víctimas cuando alguien se convierte en su nuevo dueño. Atesorar nuestra idea es entender que Dios nos la regaló a nosotros, hacerla realidad y trabajar en ella es el único precio que nos piden pagar.

Cuando pienses en qué tan pobre o tan rico eres, recuerda a tus ideas y dónde están ahora.

Metas:

Nuestra vida ha estado, está y estará llena de metas. La palabra “meta” y su significado, ha estado presente a lo largo y ancho de nuestra existencia, desde nuestra “meta” de pasar el año en el colegio, hasta la “meta” de tener una vejez bonita y tranquila.

Sin embargo el asunto no es tan sencillo. Cuando realmente entendemos la “meta” como el punto de llegada, ese futuro diseñable que queremos construir, tenemos que pasar del escenario de lo efímero, al de los resultados extraordinarios.

Durante mi entrenamiento como coach, conocí el método SMART (1) (su acrónimo en inglés) para la formulación de nuestras metas con inteligencia y sabiduría, aquí se lo comparto, porque me parece sencillo, eficiente y fácil de aplicar.

S (Specific) – Específico

La meta debe ser sin duda específica. Para esto, debemos formularla de una manera muy clara, y simple. Define muy bien qué quieres conseguir, qué no quieres conseguir, de qué consta tu objetivo, a quiénes vas a involucrar.

M (Measurable) – Medible

La meta debe ser medible, cuantificable. Todo se puede establecer en una escala: días, sesiones, satisfacción del 1 al 10, kilos, entre otros. En algunos casos es complicado, pero debe poder ser medible para poder analizar nuestras estrategias.

A (Achievable) – Alcanzable

Es muy fácil soñar, podríamos desear muchas cosas llegados a un punto, pero si nuestro objetivo no es alcanzable, será difícil que podamos encontrar la manera de llegar a él. Por lo tanto, debemos tener en cuenta que nuestra meta debe ser realista. Está bien querer bajar de peso o ahorrar dinero, pero no es lo mismo querer ahorrar 40 millones que 400 mil.

R (Relevant) – Relevante

Sin duda, marcar una meta motivadora es fundamental. El objetivo que te hayas marcado debe crear un cambio en ti, un empoderamiento y un deseo de conseguirlo. Por lo tanto, debe significar algo en un nivel más profundo de tu ser. Ser relevante permitirá que seas constante y no decaigas.

T (Time bound) – Temporales

Ciertamente, la meta debe tener un principio y un fin. Sin fechas es fácil olvidar hacia dónde vas. Intenta siempre que los plazos sean coherentes con el objetivo marcado y sobre todo, que los largos plazos, no sean tan largos. Intenta ir paso por paso hasta conseguir un objetivo mayor.

Finalmente, alcanzar una meta es trasladarte del punto en el que estás, al punto que quieres llegar. Al igual que un desplazamiento físico, llegar a una meta requiere de un plan para movilizarse, y por ello te dejo un par de preguntas poderosas para que diseñes tu Plan de Acción:

  • ¿Qué vas a hacer?
  • ¿Cuándo lo vas a hacer?
  • ¿Quién te va a acompañar?
  • ¿Qué obstáculos podrías encontrar?
  • ¿Cuál es tu paso inicial?
  • ¿Qué recursos tienes?

(1) Fuente: https://coachingholistics.com/objetivos-smart/

Hoy estoy totalmente convencida, que sin metas es imposible avanzar hacia una vida excepcional.

“Entraron en la casa y vieron al niño con su madre, María, y se inclinaron y lo adoraron. Luego abrieron sus cofres de tesoro y le dieron regalos de oro, incienso y mirra”. Mateo 2,11 NVI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close